Edición Especial No. 6-2005
Salus cum propositum vitae

UTILIZACIÓN DE COPEPODOS EN EL CONTROL DE AEDES AEGYPTI (L)

Ildefonso Fernandez Salas, Norma Gorrochotegui Escalante, Humberto Gomez Dante, Gustavo Ponce.

Lab. de Entomología Medica, FCB-UANL, San Nicolás de los Garza N. L. CP 66450 gponce@fcb.uanl.mx

RESUMEN

Los copepodos son considerados como un grupo cosmopolita ya que se encuentra ocupando diversos habitats en todo el mundo y es representado por más de doce mil especies. El uso de copepodos en el control biológico de mosquitos se dio a finales de los años setentas, donde de manera accidental se mezclaron larvas de Aedes aegypti (L) con algunos copepodos observando que al poco tiempo desaparecieron las larvas del mosquito, de aquí a la fecha se ha desarrollado un sinfín de investigaciones donde se han probado diferentes especies de copepodos pertenecientes principalmente a los generos Mesocyclops y Macrocyclops; tanto a nivel de laboratorio como en campo, esto con la idea  de controlar las poblaciones larvales no solo de Ae. aegypti (L), sino de otros géneros de insectos  vectores de enfermedades como Culex y Anopheles, en diferentes partes del mundo.

Introducción

Los copépodos son considerados los metazoarios más abundantes del planeta, incluso por encima de los insectos y de los nemátodos. Aunque la gran mayoría de estos microcrustáceos son acuáticos, los hay también de hábitos semiterrestres. Existen copépodos desde las cumbres de los Himalayas hasta las grandes profundidades oceánicas, desde las recónditas cuevas anquialinas hasta las reverdecidas paredes de los tinacos de nuestras casas. Son seres verdaderamente ubicuos y tienen una diversidad de formas sorprendente.

Se conocen  cerca de 12 000 especies de copépodos con aproximadamente 7,500 de vida libre, la cifra incluye formas marinas y de agua dulce y de ellas se reconocen más de 1,200 como propias de aguas continentales. Este orden ha invadido con éxito tanto aguas marinas como continentales, distribuyéndose tanto en la zona litoral, bentónica y pelágica. En el plancton suelen constituir una fracción significativa de la biomasa total. Los grupos de copépodos de vida libre son tres,  Calanoida, Cyclopoida y Harpacticoida; aunque recientemente se ha descrito otro grupo de aguas intersticiales profundas como lo es el grupo de los Gelyelloida. En ellos se conserva el patrón morfológico, con ciertas modificaciones que responden a sus hábitos de vida.

Los copépodos y el control biológico

Un aspecto de gran actualidad relativo a la ecología de los copépodos de vida libre en aguas continentales es su notable capacidad para depredar a numerosas larvas de mosquito en un breve lapso (1). En diversas zonas tropicales se ha experimentado con copépodos que tienen esta capacidad depredadora con el propósito de disminuir las poblaciones de mosquitos vectores de enfermedades. Las especies de copépodos más adecuadas para estos propósitos son aquellas cuya talla, características conductuales y morfología mandibular les confiere una mayor capacidad depredadora. Entre estas formas destacan especies de Acanthocyclops, Diacyclops, Megacyclops y de Mesocyclops (M. edax, M. longisetus, M. ruttneri ) y Macrocyclops.

Existen diversos trabajos que ejemplifican el efecto de individuos que pertenecen a este orden como los mencionados por Marten (2) quien bajo condiciones de campo en Honduras, comparo la efectividad de cuatro especies de copepodos para controlar larvas de Ae. aegypti (L), las especies depredadora fueron Mesocyclops longisetus, M. thermociclopoides, M. venezolanus y Macrocyclops albidus; de los cuatro depredadores M. longisetus fue el más efectivo ya que redujo las poblaciones del vector hasta en un 98%. Micieli (3) en Argentina trabajo bajo condiciones de laboratorio con el depredador M. annulatus observando una reducción del 50 a 55% sobre larvas de primer estadio de Ae. aegypti (L) a las 72 hrs de exposición, mientras que se observo solo una reducción del 10% cuando se agrego una fuente alterna de alimento para el copedodo, en el mismo experimento se colocaron de 5 a 25 copepodos con larvas y se observo un consumo del 100%. Por su parte Schaper (4) evalúo al copepodo M. thermociclopoides en contenedores artificiales en Costa Rica, observando que en la primeras 24 hrs el consumo promedio de larvas fue de 7.3, posteriormente en cuatro semanas desaparecieron las larvas y tres semanas después disminuyeron las poblaciones de mosquitos adultos. En los experimentos de llantas las poblaciones de larvas disminuyeron entre un 79 a 99%. Por su parte Hernández (5)  comenta que en dos comunidades de Vietnam con 400 casas cada uno se empleo el uso de copepodos para disminuir las poblaciones de Ae. aegypti (L), una de las comunidades se utilizo como control; en la comunidad donde se liberaron los depredadores en su primer año la población disminuyo entre un 30 a 90% y por los siguientes tres años con ayuda de la comunidad las poblaciones de Ae. aegypti (L) no se presentaron en la población. Suárez (6) quienes emplearon copepodos (Mesocyclops longisetus) para el control de larvas de Ae. aegypti (L) en Cali, Colombia sobre recipientes artificiales de plástico, donde se aplicaron 500 copepodos por recipiente y se observo una reducción del 100% de las larvas en 3 meses. Previo a este trabajo en el mismo Cali, Col. (7), determino que la principal fuente de producción de Ae. aegypti (L) eran las alcantarillas, por lo que optaron por liberar copepodos para disminuir las poblaciones de este vector.

El uso de copepodos no solo se emplea para el control de Ae. aegypti (L), también se han realizado trabajos con otras especies de vectores como con, Aedes albopcitus Say quien se ha controlado tanto en pruebas de campo, en llantas y bajo condiciones de laboratorio, los depredadores empleados fueron Macrocyclops albidus, M. distinctus, Mesocyclops viridis, M. pehpeiensis , con Culex quinquefasciatus se han probado bajo condiciones de campo en Luisiana USA, depredadores como M. albidus, Acanthocyclops vernalis y Megacyclops latipes. Bajo condiciones de campo en Luisiana USA, se han probado las especies M. albidus, Macrocyclops rutteri, Mesocyclops edax y M. longisetus sobre larvas de Anopheles quadrimaculatus . Así como también se han probado a las especies Acuntocyclops vernalis y Diacyclops biespidatus thomasi sobre larvas de Aedes canadensis y Aedes stimulans bajo condiciones de laboratorio (8, 9, 10)

Literatura Citada

1. Marten G., Borge G., Cush M., Fernandez E. & Raid J. (1994). Control of larval Aedes aegypti (Diptera: Culicidae) by ciclopiodes copepods in peridomestic breeding containers. J. Med. Entomol. 31(1):36-44pp.

2 Idem

3. Micieli M., Marti G. & García J. (1997). Laboratory evaluation Mesocyclops annulatus (Copepoda :Cyclopoidea) as a predator of container breeding mosquitoes in Argentina. Mem. Inst. Oswaldo Cruz. 97(6):835-838pp.

4.Schaper S. (1999). Evaluation of Costa Rica Copepods (Crustacea:Eudecapoda) for larval Aedes aegypti (L) control with special referents Mesocyclops thermocyclopoides.

5. Hernandez F. & García I. (2000). Aedes, dengue y la posibilidad de un enfoque diferente de lucha. Rev. Costarrica Salud Pu. 9(16):1-6pp

6. Suarez M., Suarez F. & Cuadro E. (2000). Use of copepods en the Aedes aegypti (L) control program of Cali, Colombia. The 65th annual meting of the AMCA 17pág.

7. Idem

8. Dieng H., Boots M., Tuno N., Tsuda Y. & Takagi M. (2002). A laboratory and field evaluation of Macrocyclops distinctus, Megacyclops viridis and Mesocyclops pehpeiensis as control agents of the dengue vector Aedes albopicuts Say in a periodomestic area in Nagaski, Japon. Med. Vet. Entomol. 16(3):285-291pp.

9 Marten G., Nguyen M., Mason B. & Ngo N. (2000). Natural control of Culex quinquefasciatus larvae in residencial ditches by the copepod Macrocyclops albidus. J. Vector Ecol. 25(1):7-15pp.

10. Marten G., Nguyen M. & Ngo N. (2000). Copepod predation on Anopheles quadrimaculatus larvae in rice fields. J. Vector Ecol. 25(1):1-6pp.

 



Revista de la Facultad de Salud Pública y Nutrición
Ave. Dr. Eduardo Aguirrre Pequeño y Yuriria ,
Col Mitras Centro, Monterrey, N.L. México 64460
Tels. (8)348-4354, 348-6080, 348-6447
respyn@uanl.mx